Hospitalidad: la importancia de ‘cuidar’ para ‘curar’

Hay tres momentos en la vida de las personas en que uno es consciente de su vulnerabilidad: 1) cuando se es niño; basta recordar que si algo nos asustaba huíamos a escondernos debajo de los faldones de nuestra madre; 2) en la vejez, cuando uno sabe que cruzar el semáforo que está en rojo para los coches parece insuficiente para cruzar la calle a tiempo o cuando ese dolor de huesos hace que el levantarse de la cama, en el pasado un acto cotidiano, suponga ahora todo un desafío; y 3) cuando sobreviene la enfermedad y nos damos cuenta que la salud perdida era la mayor dicha de la que puede disfrutar el hombre. He dicho a propósito lo de ser conscientes, porque lo cierto es que el hombre es un ser vulnerable y expuesto a los designios del azar. Factores externos como las inclemencias del clima, accidentes o desastres naturales nos amenazan, pero también nos acechan factores internos como pueden ser algunas enfermedades que están ahí como a la espera de activarse o cuando somos presas de nuestros estados emocionales. Y, sin embargo, mientras no hagan acto de aparición vivimos confiados de nuestra suerte.

La enfermedad, volviendo al tema, nos hace ver nuestra fragilidad y cuando acontece buscamos amparo en los profesionales de la salud con la esperanza de que nos devuelvan el bien perdido. La ética del cuidado cobra especial importancia cuando, en palabras de Emmanuel Levinas, se recibe la llamada del otro, es decir, cuando cualquier ser humano, cercano o lejano, cualquier individuo que sufre, que padece un mal y precisa ayuda nos llama. Lo pongo en cursiva, porque no se trata necesariamente de una llamada explícita; cuando una persona ve a otra en un estado de vulnerabilidad y sabe que es capaz de ayudarle, esa llamada debe ser atendida por responsabilidad y ética. Dicho en otras palabras, si nuestro comportamiento es en verdad ético, no podemos ignorar esa llamada y deberíamos estar dispuestos a atenderla. Un profesional de la salud se ha formado con la intención de ayudar a las personas cuando la enfermedad sobreviene (y para intentar prevenir este acontecimiento), así que es normal que se encuentren frente a ese otro cuya salud fracturada le llama.

El problema es que esa ayuda se debe prestar atendiendo a diversas dimensiones que muchas veces los meros conocimientos técnicos no permiten abordar de manera adecuada. Cuando una persona está en estado de vulnerabilidad debido a la enfermedad necesita además de fármacos, técnicas terapéuticas o pruebas diagnósticas, que le miren a los ojos, que le consuelen con cercanía y tacto, que se le trate como una persona y no como una patología o un número de habitación, que sea apreciado su rostro, en suma, que sea cuidado. Porque curar a veces es posible, pero la mayoría de las veces nuestra actual ciencia médica sólo puede paliar, controlar o mantener a raya la enfermedad, y es ahí cuando asoma que lo más importante en referencia al ámbito sanitario sea el cuidar. Para curar dice Francesc Torralba es necesario cuidar, porque cuidar tiene también efectos curativos.

Por tanto, cuando un sanitario quiere ejercer su profesión con ética debe cuidar al paciente. Tiene que atender la llamada de ese otro vulnerable y descubrir su rostro. Como explica Torralba en su Ética del cuidar: “[…] la idea última que argumenta Emmanuel Levinas cuando alude al sentido y la significación del «rostro» es la de un compromiso ético anterior a toda etnia, cultura, identidad, ideología, etc.”. Descubrir el rostro es comprender que cualquiera que sea ese otro, ese individuo que se tiene enfrente solicitando ayuda, merece ser tratado con humanidad y dignidad. Para ello es fundamental la empatía, porque no sólo se trata de curar, sino de cuidar. Para tratar a esa persona con dignidad hay que saber que ese individuo tiene una dimensión subjetiva (siente un dolor que uno no puede sentir, tiene unos pensamientos que no están en nuestra cabeza, puede sentir emociones, como el miedo, que nosotros no comprendemos, porque no estamos en su situación), también tiene una dimensión espiritual (creencias, valores, ideales, un sentido que le mueve a vivir…) y, por supuesto, tiene su corporalidad que es la que se ha desequilibrado. Ese paciente, por tanto, puede necesitar en cierto momentos más unas palabras de consuelo que un medicamento. Y no es que el segundo no sea fundamental, pero el profesional empático tiene que proveer también ese cuidado de manera holista, es decir, atendiendo a todas esas dimensiones mencionadas.

Sí, la enfermedad nos hace ser conscientes de nuestra vulnerabilidad y es una responsabilidad ética del profesional de la salud cuidar al otro en ese estado de fragilidad. ¿Pero se puede ser más vulnerable todavía cuando sobreviene alguna patología? Los contexto humanos son diversos y por esta razón, esta llamada que hace el otro (el vulnerable) se incrementa cuando se trata de un paciente inmigrante. A esa persona se le suele unir el hecho de estar lejos de su hogar (cualquiera que sea la circunstancia), quizá se encuentra solo, quizá su situación es precaria, quizá su pasado ha sido tormentoso (tal vez su presente lo es). Su llamada es más profunda y por responsabilidad no podemos soslayarla. A ello se le une que sus dimensiones son más complejas y su comprensión requiere de una apertura mental y una empatía cultural que nos haga ver que esa persona cuenta con valores, creencias y actitudes diferentes a las nuestras. Una verdadera ética del cuidado implica tomar en cuenta las dimensiones culturales y supondría la adquisición de unas competencias por parte del sanitario para poder atenderlas.

Como se ha visto el acto del cuidar nada tiene de sencillo. Requiere una atención holista y un espíritu de hospitalidad, es decir, de acoger al enfermo sin importar su procedencia. Ese valor de la hospitalidad, que a veces parece perdido en nuestras sociedades contemporáneas, va muy unido al mundo sanitario. No por otra cosa la palabra hospital tiene la misma raíz. Cultivar la hospitalidad ayudará a ser mejores profesionales de la salud, es decir, a cuidar mejor de aquellos que vienen enfermos, heridos, frágiles.

R.III

Entrada publicada en Espacio-Mex el 9 de octubre de 2019 y en la Revista Nuestra Nebrija.

 

 

***

 

**

 

*

*

Si te ha gustado esta entrada no dejes de leer: la humanización de la salud sólo se consigue con humanidades.

 

*

*

 

**

 

**

 

©R.III

 

Acerca de Ramón Ortega (tres)

Ramón Ortega III https://unviajepersonal.wordpress.com/acerca-de-mi/ Ver todas las entradas de Ramón Ortega (tres)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: