El silencio del retorno

Cuando los vea y quede mudo
mudo y sin comienzo
mi aliento hará una pausa
que llenará la estancia de silencio
las experiencias que he pasado
se irán juntando en mi garganta
tantas vivencias estancadas
impedirán la libertad de mi palabra

cuando los vea y quede mudo
ya diferentes entre los años
un nudo de distancias
sujetará los labios al mirarnos
no escucharé más que un latir
entre esa pausa y mi aliento
el tiempo y sus vivencias
agrandarán la sombra del silencio

y luchando por salir
entre el eco vacío de la estancia
resbalarán por mis mejillas
las palabras liberadas

el nudo cederá
se abrirá mi garganta
y aunque no sea mudo ya
seguirán las lágrimas
hablando sin palabras

R.III

Anuncios

Acerca de Ramón Ortega (tres)

Ramón Ortega III https://unviajepersonal.wordpress.com/acerca-de-mi/ Ver todas las entradas de Ramón Ortega (tres)

One response to “El silencio del retorno

  • Carvén

    ¡¡Precioso!!
    La emoción del reencuentro es tan intensa que no hay forma posible para gesticular las palabras. Las lágrimas contenidas, la inmensa alegría, la euforia y la magia del momento generan un espacio envolvente de silencios basados en los sentimientos que se disparan a flor de piel. En la vida había visto un silencio envolvente tan cálido, intangible y visible a la vez desde las miradas cercanas.
    Hablas del silencio y de las palabras mudas, pero los ojos emocionados lo cuentan todo y a grandes trazos. Sólo la garganta no emite sonido por la emoción contenida. Maravillosas las presencias sonoras de composiciones tales como “nudo de distancias” o el hecho de “agrandar la sombra del silencio” (eso es ruido visual en las imágenes del recuerdo) o “Latir entre pausa y aliento”.

    Y mientras describes todo un mundo de palabras sentidas, de sensibilidad no controlable, de emociones en el aire tejiendo el espacio envolvente, los personaje (acentuado por la primera persona) no emiten palabra alguna. Ahí radica éstos silencio y la magia que generan. 🙂
    No es lo que dices, es lo que transmites sin decir absolutamente nada.

    Un placer y enhorabuena por tal bello escrito, Ramón Ortega.

    Carvén

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: