>Filosofía para principiantes/ ¿Fuera de Control?

>

Si alguien tuviera la agradable consideración de preguntarme (aunque esas cosas no se van cuestionando por ahí) cuál considero yo que es el paradigma de la actualidad, sin duda le contestaría que es el “control”. Nuestra sociedad, la tecnología y en general el sistema de vida actual nos permite, propone, y en algunos casos, obliga a tener todas las variables que influyen en nuestra existencia bajo control. Podría asegurar que el humano siempre ha pretendido alcanzar este paradigma, pero en el pasado no le era posible por su insuficiente manejo de la técnica. Sin embargo, en nuestros días no sólo es posible sino que parece un factor indispensable para sentirnos tranquilos. El que pierde el control en algún momento de su vida se siente angustiado, frustrado, temeroso… en fin, fuera de su paradigma.

Controlamos el tiempo y el espacio:
Nuestro tiempo está muy bien regulado. El despertador siempre debe sonar a la hora programada; la entrada y salida laboral o escolar se sigue con exactitud; para ahorrar energía y mantener la económica global ajustada a las grandes potencias, cambiamos el horario en verano o en invierno a nuestra conveniencia; etc. Además, entre más desarrollado sea el país, el tiempo es más estricto y limitante: el autobús o el tren partirán inexcusablemente en punto, el alumbrado público se encenderá al acaecer la tarde, la programación de la televisión no se alterará por sorpresa y, aunque a veces falla, la pizza tendría que llegar a tiempo…

Por otro lado ya casi no importa el lugar del mundo donde uno se encuentre, se tiene la posibilidad de estar siempre localizado y de alguna manera controlado o supervisado. La telefonía móvil permite ya no sólo llamar a un lugar, sino directamente a la persona deseada –así como la posibilidad de controlar de quién recibir las llamadas gracias al identificador-. Las comunicaciones nos ayudan a reducir las distancias; desde mi correo electrónico puedo comprobar cuándo el remitente abre el mensaje que le he enviado, no importando la distancia que nos separe. Se puede observar, seguir, fotografiar o grabar una casa, un automóvil o una persona desde el espacio gracias a la tecnología satelital. Con el GPS una persona estará perfectamente localizada en cualquier punto del planeta. La inmediatez móvil tanto de mensajería instantánea, como de acceso a internet, permiten acercar a las personas desde en todo el mundo. Desde el Himalaya hasta el Caribe o de Alaska a Taiwán la comunicación en tiempo real es un hecho (y sin necesidad de cables). Ya no hay límites geográficos, el control de nuestro tiempo espacio lo llevamos en el bolsillo desde nuestro móvil (por lo menos hasta que lo perdamos y nos encontremos aislados, fuera de nuestro paradigma).

Controlamos la vida:
No se ha conseguido evitar la muerte, pero cada vez se pueden prevenir más enfermedades y tener una mejor calidad de vida, con lo que de alguna manera se sortea por más tiempo este inevitable sino. Aún así uno puede controlar el origen de la vida: los medios anticonceptivos nos permiten evitar o escoger el nacimiento de nuestros descendientes. Para las personas que tienen algún problema de concepción se han desarrollado técnicas de reproducción asistida (el más conocido es el de la inseminación artificial). Incluso se ha llegado más allá; la tecnología persigue el control de factores genéticos como el color de ojos, pelo, la eliminación de alguna enfermedad congénita, etc. No está permitido en humanos, pero es posible crear y controlar la vida; la clonación es el punto climático del paradigma del control; ya nada está en manos del azar, todo puede estar sometido a una conciencia interventora, incluso aquellos ámbitos antes relacionados, y sólo legados, a un dios inefable.

Controlamos nuestra cotidianidad:
Después de lo anterior es evidente que en nuestra vida diaria existen muchos ámbitos controlados. Nuestras pertenencias materiales, por ejemplo, están controladas y sometidas al trabajo o actividad que uno desarrolla (ya sea un empleo, negocio, herencia, etc.) y con esto me refiero a la voluntad que cada uno pone al escoger las propiedades que quiere tener –no voy a tratar sobre Hacienda que podría poner como la otra panacea de este paradigma del control (justo después de la clonación)-. Pero esas pertenencias que en un pasado eran volátiles a las contingencias, ahora las protegemos con una infinidad de “seguros”. Uno asegura el coche para no perderlo en un siniestro y lo mismo se puede hacer con prácticamente todos los demás objetos materiales (casas, joyas, cuadros, etc.). Incluso aquellas no materiales, como seguros contra accidentes o yendo más lejos, los seguros de vida; con lo que de alguna manera también se controla la muerte. Por lo menos se ha alcanzado que esa muerte ya no nos tome por sorpresa o deje indefensos a aquellas personas cercanas que sigan con vida.

Controlamos y a la vez nos controlan. Cientos de datos se acumulan en centros de inteligencia. Pero no hay que irse tan lejos, todos estamos registrados en nuestros municipios. Se sabe cuándo nacimos, quiénes fueron nuestros padres, qué tipo de sangre somos y cuántos años nos tomó terminar el bachillerato. Somos números y datos que una o muchas bases de datos controlan.

Claro que siguen existiendo factores que pueden desconcentrarnos y sacarnos momentáneamente de nuestro paradigma, pero aún así la tendencia a un mundo feliz tipo Huxley, se respira en el aire.

R.III

Anuncios

Acerca de Ramón Ortega (tres)

Ramón Ortega III https://unviajepersonal.wordpress.com/acerca-de-mi/ Ver todas las entradas de Ramón Ortega (tres)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: