>La Cama como un Territorio Conquistado

>

No es nada novedoso hablar de lo subjetivo que es el mundo para las personas. Cada quien tiene una apreciación muy característica de lo que le rodea. Por ejemplo, recuerdo que cuando llegué a vivir a España, en aquella mi primera habitación, había una cama diminuta. Decir que era de tamaño individual sería exagerar las dimensiones. No obstante conseguía que esa extensión “casi-individual” fuera compartida por dos personas. Aquella mujer y yo exploramos esa cama como si fuera un territorio amplísimo. En ella nos revolcamos como si de un campo recién cortado se tratara. Las noches me parecían confortables y el descanso reparador. Nada perturbaba la paz de aquella pequeña aldea.

Más adelante, aquella mujer y yo conseguimos una cama que podría ridiculizar a cualquier otra que se hiciese pasar por “familiar” (en ella sí hubiera cabido una familia). ¡Vaya paraje por conquistar! De hecho, poco a poco lo fuimos dominando. Pero un día esa región tan extensa como un país dividió sus fronteras. Cada uno en su lado y sin permitir el acceso pese a cualquier tipo de visado. El espacio pareció reducirse y ahí ya no cabía uno más.

Sobrevinieron noches largas y extenuantes y desde entonces los pies fríos se volvieron un fastidio.

Anuncios

Acerca de Ramón Ortega (tres)

Ramón Ortega III https://unviajepersonal.wordpress.com/acerca-de-mi/ Ver todas las entradas de Ramón Ortega (tres)

One response to “>La Cama como un Territorio Conquistado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: