>¡desdicha fuerte!

>

Se habla de ella con desenvolvimiento y naturalidad. Pero cuando reflexionamos sobre ella de forma profunda no se puede evitar que un frío nos baje por la columna o que un vacío nos estruje el estómago. La evitamos en pensamiento, la minimizamos, nos reímos de ella e incluso la racionalizamos, pero en el fondo nos aterroriza. Buscamos mil maneras distintas para enfrentarnos a ella, cuando sabemos que los derrotados siempre seremos nosotros. La esquivamos en vida, pero tarde o temprano nos nubla los ojos, nos sosiega la sangre y nos congela el aliento.

… la muerte

Cuántas veces hablando de enfermedades mortales no buscamos consuelo diciendo: “Si la muerte está ahí esperando a la vuelta de la esquina; no hace falta tener cáncer o sida; en cualquier momento uno la puede palmar en un accidente”. Lo aleatorio de la muerte, la incertidumbre de su llegada (no de su llegar), nos hace sentir seguridad; nos cobija con la esperanza de que ese instante definitivo prolongará su arribo – y de preferencia sin aproximarse siquiera de lejos-. ¿Pero realmente asumimos esta realidad? ¿Somos conscientes de nuestra vida y su fugacidad?

Hoy me doy cuenta de que no es así. De hecho yo soy de esos que siempre va pregonando la factibilidad instantánea e imprevisible de la muerte; pero ahora comprendo que el hablar y el sentir no van necesariamente de la mano. Hace falta que la muerte de acerque de verdad, sin anuncio previo, a ti o a tu familia, para que comprendas que el juego de la vida puede terminar de golpe. ¿Entonces qué hacer? ¡Pues jugar, cojones! Y seguir jugando hasta dejarnos literalmente nuestro último aliento en la partida antes de despertar en el sueño de la muerte…

Para Marcela. Y que los sustos sigan siendo sólo sustos y no lamentaciones…

Anuncios

Acerca de Ramón Ortega (tres)

Ramón Ortega III https://unviajepersonal.wordpress.com/acerca-de-mi/ Ver todas las entradas de Ramón Ortega (tres)

4 responses to “>¡desdicha fuerte!

  • Virgilio Sofistófeles

    >”¿Qué hay quien intente reinarsabiendo que ha de dispertaren el sueño de la muerte?”Bonito título, mee. Muy buen post.

    Me gusta

  • Anonymous

    >La muerte no nos concierne- decía Epicuro- pues mientras existimos la muerte no está presente. Y cuando llega la muerte nosotros ya no existimos.

    Me gusta

  • Anonymous

    >me encanta. para mí sobra nombrarla. ya lo has hecho tú antes mucho mejor que el propio nombre. cuando la leí me supo a “tétrico” así en cursiva. y a burlesco tbtu ex

    Me gusta

  • Anonymous

    >y dice Eduardo Galeano, en “Memorias del fuego”, que lo cita a su vez Gioconda Belli en “La mujer habitada”, que:- Rompo este huevo y nace la mujer y nace el hombre. Y juntos vivirán y morirán. Pero nacerán nuevamente. Nacerán y volverán a morir y otra vez nacerán. Y nunca dejarán de nacer, porque la muerte es mentira.tu ex

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: