>Un lugar

>

Cómo detesté esa esquina. Uno puede llegar a odiar un lugar, sólo por lo que representa. Un recodo, pero también, un límite, una censura. Todas las tardes me despedí de ella ahí: en el lugar preciso donde se abría el abismo invisible que ella sorteaba incólume y que para mí era insalvable. Ahí reí, lloré, conté miles de historias, escuché y callé, pero sobre todo besé. Besé y besé todo lo que pude. Esa esquina ha visto besos tiernos, apasionados, eróticos, desidiosos, torpes e inexpertos, audaces y azarosos.

Ciertos avatares devinieron en el día de la despedida última. Día en que ni el asfalto, ni la pared, ni la esquina nos volvieron a encontrar. Su desconcierto fue en vano; los objetos no entienden de nuestras pasiones. Finalmente se adaptaron a pasar los días sin el peso de nuestros pasos o el tacto de nuestros cuerpos apoyados. Lo hicieron sin resentimiento ni alegría. Tal vez por eso desprecio ese lugar, porque mi dolor le fue indiferente.

Anuncios

Acerca de Ramón Ortega (tres)

Ramón Ortega III https://unviajepersonal.wordpress.com/acerca-de-mi/ Ver todas las entradas de Ramón Ortega (tres)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: