Hablemos mal del fútbol

Hoy escribo esta entrada en el blog para hacer catarsis. Por eso me salto esa auto-imposición de no escribir por aquí hasta terminar la tesis doctoral. Sin embargo, no puedo dejar de expresar mi creciente antipatía hacia el fútbol, y sí, también hacia muchos de sus seguidores.

Para los pocos lectores que sigan conmigo, he de empezar con la simpática concordancia que encuentro entre el análisis que hace Mario Vargas Llosa en su polémico libro La civilización del espectáculo en referencia al deporte en cuestión y mi propias perspectiva (hay otros aspectos dentro del libro muy cuestionables) . El escritor peruano comienza mencionando la diferencia que existe entre los deportes de corte clásico, especialmente los juegos típicos de la Antigua Grecia, que además de cultivar el cuerpo, alimentaban el espíritu y los actuales que se han convertido en un mero espectáculo embrutecedor:

“Entre los deportes, ninguno descuella tanto como el fútbol, fenómeno de masas, que al igual que los conciertos de música moderna, congrega muchedumbres y las enardece más que ninguna otra movilización ciudadana: mítines políticos, procesiones religiosas o convocatorias cívicas” (2012, p40.).

Una situación especialmente dolorosa cuando todo un país se encuentra al borde de la quiebra, donde cada vez se presencian más tragedias anónimas y donde el estado de bienestar comienza a ser una sombra alargadísima por lo lejos que está del objeto del que se proyecta. Se vive una época en que las personas deberían salir a las calles para protestar por la falta de transparencia de sus dirigentes, por la necesidad de buscar responsables de la bancarrota de los bancos, por la pérdida de esas garantías sociales apenas consolidadas y por la ausencia de una explicación sobre el rumbo que va a seguir esta nación. Y, en cambio, lo único que se percibe es una abulia constante, una desinformación mediática y apenas unos colectivos luchando por sus derechos. Pero de pronto juega España contra “x” país y las calles se llenan de camisetas rojas. Hordas de gente salen a la calle para apoyar su equipo. El país se destruye, pero da igual mientras se pueda ganar la Eurocopa. Con qué orgullo se cuelga cada ciudadano la victoria de sus deportistas y con qué indiferencia se ven las desdichas de sus propios conciudadanos.

Quizá esta crisis también colabore en el éxito que tiene este deporte como una de los mayores fenómenos de convocatoria de nuestra época. Como si la única vía de escape frente a la depresión del momento fuera el disfrute de un partido de fútbol. Pero esta situación a su vez es pábulo de los nacionalismos, de una violencia de lo más primigenia y del enajenamiento peligroso que puede llevar a los seguidores a perder su consciencia individual y dar salida a sus más innobles pasiones. Incluso alguno de mis amigos que tiene un carácter de lo más amigable, lo he visto transformado en Mr. Hyde al verse privado del disfrute de algún juego o por la pérdida de su equipo. Vargas Llosa ve en este deporte una forma en que el ser humano cubre su ansia de volver a ese estado primitivo:

“[…] en nuestros días, los grandes partidos de fútbol sirven sobre todo, como los circos romanos, de pretexto para desahogo a lo irracional, de regresión del individuo a su condición de parte de la tribu, de pieza gregaria en la que, amparado en el anonimato cálido de la tribuna, el espectador da rienda suelta a sus instintos agresivos de rechazo al otro, de conquista y aniquilación simbólica (y a veces hasta real) del adversario.” (ibíd.)

Lo que más me sorprende es que, al igual que la religión, el practicante o creyente del dios Fútbol busca nuevos allegados. He perdido la cuenta de cuantas veces, amigos y familiares, me han invitados a ver un partido. O bien me han querido explicar lo “fantástico”, lo “estratégico”, lo “profundo“–y alguno incluso lo “intelectual”- que subyace en este espectáculo. Varios me han tachado de intransigente por no querer unirme a las filas de esta nueva fe o por no querer llevar a mi hijo a algún partido. Los más moderados, considerarían una exageración pensar en este deporte como una religión y tan sólo lo equiparan con “un estilo de vida”. Pues lamento informarles que es un estilo en el que me encuentro fuera de juego.

Siento lo de Holanda Marc.

About these ads

Acerca de Ramón Ortega (tres)

Ramón Ortega III http://unviajepersonal.wordpress.com/acerca-de-mi/ Ver todas las entradas de Ramón Ortega (tres)

8 responses to “Hablemos mal del fútbol

  • Carlos C.

    Ya lo comenté por Twitter Ramón, en serio creo que lo escribiste genial. Lo leí asintiendo todo el tiempo… y mira que soy de los perjudicados en el texto. Igualmente me quedo con la idea de que lo mal está en la industria del futbol, el futbol por TV, no el que se juega en el parque con los niños o el que une a los amigos para hacer deporte. Saludos. Revisa tu mail.

    • Ramón Ortega III

      Gracias Carlos, ya lo hemos comentado alguna vez. Una cosa es el fútbol como deporte y otra como espectáculo. Uno es sano, divertido y digno de práctica. Pero el espectáculo puede llevar a la enajenación, obsesión y, en su punto cúspide, la barbarie…

      Un abrazo,
      R.III

  • ana

    no hay que olvidarse de los medios de comunicación que jalean hasta nuestra extenuación el antes, el en y el después.Y que para ellos el fútbol es la principal fuente de ingresos publicitarios.Además el fútbol :ns toca la fibra de los más bajos instintos:nosotros somos mejores que los demás, el contrario es el enemigo…y como, además, somos un país de mierda parece que es en los deportes donde se puede sacar pecho.Desde luego por nuestro intelecto no podemos presumir.

    • Carlos C.

      Yo comparto un texto de Hernán Casciari, al que llegué por conocida fuente (a Casciari, no al texto) y que muestra una excepción que confirma la regla de que este espectáculo decadente, bullicioso, culpable de la prima de riesgo, violentador de género y malvado conjuro que es el futbol nos vuelve zombis a todos:

      http://editorialorsai.com/blog/post/messi_es_un_perro

      Abrazos

  • Oscar Pérez Corona

    Yo disiento de cada palabra de este artículo, pero como comentas es difícil la discusión, sólo los que sentimos pasión por el futbol somos capaces de entender lo que sucede y si esa pasión no se siente, entonces, no se comprende. En España hay crisis, que cierren los estadios, los cines, los teatros, los bares, no estamos para festejos, hay que salir a las calles a protestar, no estamos para divertimentos.

  • M. E. C. S.

    Mee, todo eso está muy bien -te lo dice uno que amó el futból y aún lo ama, porque es perfecto para aburrirse y dormir siquiera medio tiempo-, pero, ojo: lo que hacen esos tipos jóvenes y adultos, con la pelota, no es tan fácil -aunque en principio sí lo parece: cualquiera puede soltarse a patadas con un balón-. Así que no es tan extraño a tantos les encante perderse en esa fantasía del juego organizado. Comprender, es eso, comprender. No aplaudir. Un abrazo, mee.

  • Ramón Ortega III

    Desde el Cóndor Pasa viene una buena crítica a mi catarsis. Y digo buena, porque está escrita con el corazón y buscando buenas razones. Sólo puedo contra argumentar un par de cosas: que una catarsis busca el desahogo (y lo conseguí, ya me empiezan a caer bien otra vez los futboleros). Y que sigo insistiendo en separar el jugar fútbol que me parece una práctica noblísima (y que no critico en ningún momento en mi texto), con el espectáculo. Ahí les dejo el enlace:

    http://el-condor.blogspot.com.es/2012/06/siempre-positifo.html

    R.III

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 997 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: